Nadie puede ponerles un valor a tus hijos, ellos son un regalo incalculable del Señor, es por eso que el Diablo sabe que nuestros hijos son una amenaza para sus planes.

El valor de tus hijos.

Salmo 127:3
3 Los hijos son una herencia del SEÑOR, los frutos del vientre son una recompensa

Nadie puede ponerles un valor a tus hijos, ellos son un regalo incalculable del Señor. El diablo ve a nuestros hijos bajo pacto como una amenaza a sus planes, lo vemos en la masacre de Faraón y de Herodes y el va a atacar con todo su arsenal diabólico para prevenir que los padres impartan vida a sus hijos por medio la palabra hablada.

Los hijos –una señal de pacto. Cuando Dios creo a Adán y Eva el primer acto que hizo fue bendecirlos.

Genesis 1:28
28Y los bendijo Dios con estas palabras: «¡Reprodúzcanse, multiplíquense, y llenen la tierra! ¡Domínenla! ¡Sean los señores de los peces del mar, de las aves de los cielos, y de todos los seres que reptan sobre la tierra!»

Aquí se presenta la primera evidencia escritural que la bendición tiene como propósito dar a luz nueva vida, crecimiento y dominio a su pueblo. Noé y sus hijos recibieron la misma bendición de Dios después del diluvio

Genesis 9:1
1 Dios bendijo a Noé y a sus hijos, y les dijo: «Reprodúzcanse y multiplíquense: ¡llenen la tierra!

El plan divino del pacto perpetuo a nuestros hijos primero fue presentado a Abraham.

Genesis 22:18
18 En tu simiente serán bendecidas todas las naciones de la tierra, por cuanto atendiste a mi voz.»

Melquisedec rey de Salem pronuncio una bendición sobre Abraham luego que derroto al rey Quedorlaomer

Génesis 14:19-20
19 y lo bendijo así: «Bendito seas, Abran, del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra, 20 y bendito sea el Dios Altísimo, que puso en tus manos a tus enemigos.» Y le dio Abrán los diezmos de todo.

Rebeca recibió una bendición de su familia cuando se preparaba para irse y casarse con Isaac. A Rebeca la bendijeron así:

Génesis 24:60
60 «Hermana nuestra, que seas la madre de miles y miles, y que tus descendientes conquisten las ciudades de sus enemigos.»

La revelación que tenían acerca de la bendición hablada por sus autoridades era tan profunda que hacían cualquier cosa por obtenerla.

Génesis 32:24-26
24 De modo que Jacob se quedó solo, y un hombre luchó con él hasta la salida del sol.
25 Pero cuando ese hombre vio que no podía vencerlo, lo golpeó en la coyuntura de su muslo, y en la lucha el muslo de Jacob se descoyuntó.
26 El hombre dijo: «Déjame ir, porque ya está saliendo el sol.» Pero Jacob le respondió: «No te dejaré ir, si no me bendices.»

Ruth y Booz fueron bendecidos por el pueblo antes de casarse:

Ruth 4:11
11 Y todo el pueblo que estaba en el atrio, y los ancianos, dijeron: Testigos somos. Haga el SEÑOR a la mujer que entra en tu casa como a Raquel y a Lea, las cuales edificaron la casa de Israel; y que tú adquieras riquezas en Efrata y seas célebre en Belén.

La bendición en el Nuevo Testamento.

La bendición en el Nuevo Testamento cae en dos categorías las cuales tiene que ver con la redención y la impartición del favor divino. Pablo dijo:

Gálatas 3:13-14
13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley,
14 para que en Cristo Jesús la bendición de Abrahán alcanzara a los no judíos, a fin de que por la fe recibiéramos la promesa del Espíritu

Nuestra salvación es un producto de la bendición. La maldición que alejaba a las personas para que vinieran a Jesus y recibieran la vida eterna fue rota en la cruz del calvario.

La segunda forma de bendición mencionada en el NT es la que hemos descuidado y algunas veces nunca se enseñan las iglesias.

Marcos 10:16
16 Entonces Jesús tomó a los niños en sus brazos, puso sus manos sobre ellos, y los bendijo.

En Todos los evangelios está escrito esta acción de Jesús. Que les dijo mientras los bendecía. Podemos especular que la misma bendición que todos los padres judíos les decían a sus hijos por varios siglos cuando los bendecían. Jesús comenzó su entrenamiento bendiciendo a sus discípulos. En Mateo 5 se le conoce como “Las Bienaventuranzas” en inglés es “The Beatitudes” así que las primeras enseñanzas de Jesús estaban llenas de bendición. El llamo al potencial de sus discípulos cuando los bendijo diciéndoles: ustedes son “la sal de la tierra, la luz de mundo” pero la verdad es que es ese momento ellos eran inmaduros, cabezones, dudosos, miedosos, sin disciplina, Se quedaban dormidos en medio de la oración. Cuando Jesús le dijo a Pedro que lo iba a negar 3 veces se adelantó a bendecirlo cuando le incluyo.

Lucas 22:32b TLA
32b Por un tiempo vas a dejarme solo, pero después cambiarás. Cuando eso pase, ayudarás a tus compañeros para que siempre se mantengan fieles a mí.

¿Por qué lo hizo? Porque la bendición impartida por la palabra hablada imparte un favor divino y especial de parte de Dios hacia los hijos. Cuando estemos en ciertas situaciones debemos bendecir a esas personas independientemente de las cirscunstancias.

El último acto de Jesús. Hacia sus discípulos Fue impartir bendición

Lucas 24:50-51
50 Después los llevó Jesús hasta Betania; allí alzó las manos y los bendijo.
51 Sucedió que, mientras los bendecía, se alejó de ellos y fue llevado al cielo.

Tenemos que bendecir mas a las perosnas que estan cerca de Nosotros. El apóstol Pedro continúo con este principio de impartir bendición.

1 Pedro 3:8-9
8 En fin, únanse todos en un mismo sentir; sean compasivos, misericordiosos y amigables; ámense fraternalmente
9 y no devuelvan mal por mal, ni maldición por maldición. Al contrario, bendigan, pues ustedes fueron llamados para recibir bendición.

Los beneficios del favor de Dios son pasados de una generación a otra por medio de la bendición hablada.

Romanos 12:14
14 Bendigamos a los que nos persiguen; bendigamos y no maldigamos.

El hecho de bendecir a nuestros hijos conlleva más que exhortarlos en su diario caminar. Eso fue lo que experimentaron los padres de pedrito cuando estaba reprobando los cursos en la escuela. Pedrito había repetido el séptimo curso el año pasado y ahora que trajo su primer reporte del semestre la cosa no se mejoraba. Sus padres se habían reunido con la junta escolar, lo habían castigado, no trabajo, cambiaron practicas al ofrecerle recompensas; lo llevaban a la escuela dominical. A pesar de todos los esfuerzos que hacían sus padres nada trabajo. En desesperación fueron a su Pastor para oración. Cuando el Pastor les ofreció enseñarles los Principios Bíblicos como bendecir, ellos rápidamente aceptaron. Rápidamente empezaron a aplicar los principios de bendecir la vida de Pedrito, la imposición de manos cada día declarando éxito en cada materia que había fayado. La actitud de Pedrito empezó a cambiar, paso el séptimo grado y continúo teniendo éxito en el octavo. Esto también ha sido exitosamente aplicado a niños que mojan la cama, con grandes resultados. Bendicen su autoestima, los afirman, les dicen que son apreciados y queridos por toda la familia y nunca más mojan la cama.

Bendición sacerdotal

Números 6:22-26 NVI
22 El Señor le ordenó a Moisés:
23 «Diles a Aarón y a sus hijos que impartan la bendición a los israelitas con estas palabras:»
24 "El Señor te bendiga y te guarde;
25 el Señor te mire con agrado y te extienda su amor;
26 el Señor te muestre su favor y te conceda la *paz."

Es obvio que Dios tenía algo especial en mente cuando ordeno a los sacerdotes bendecir a los hijos de Israel. Dios no desperdicia sus acciones, hay un propósito en cada mandato del Señor. Cada actividad que El constituye produce vida plena, cuando la cumplimos. Luego Dios les dice que cuando invoquen su Nombre El estaría presente para impartir la bendición.

Números 6:27
27 De esta manera invocarán ellos mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré

Aarón ponía en acción la vida que fluye a través del nombre de Dios impartiendo vida aquellos que recibían la bendición. Esta es la manera que Dios escogió impartir algo de Si Mismo a sus hijos

La bendición con la mano derecha.

La mano derecha era considerada la mano para impartir mayor bendición. Jesús está sentado a la diestra del Padre en el cielo. Los abuelos también pueden bendecir a sus nietos como fue el caso de Jacobo. Cuando iba a morir. Ese día Israel los bendijo con estas palabras:

Génesis 48: 20
20 «Cuando Israel bendiga, dirá en tu nombre: “Que Dios haga contigo como hizo con Efraín y Manasés.”» Y puso a Efraín antes de Manasés.

Puso a Efraín antes que Manases, aunque era el segundo. El primogénito seria el responsable por la tribu cuando el padre muriera.

Profecía revelada. En Malaquías 1:1-3 dice: “a Jacob ame y a Esaú aborrecí” esta profecía también se la dieron a Rebeca. “el mayor servirá al menor”.

También lo notamos en el apóstol Pablo cuando decía que estaba dispuesto a ser separado de Cristo con tal que salve a sus hermanos israelitas.

APLICACIÓN: Cuando un pecador clama “Señor ten misericordia de mi” Dios en respuesta toma la vida del primogénito Jesus, toma la bendición de Él y se la da al pecador arrepentido. Ahí Dios cruza las manos e imparte preferencias divina y le da vida eterna al pecador.
El pecador recibe como transferencia la resurrección, la vida del primogénito como bendición.

La bendición de Abraham viene a los gentiles por medio de Jesucristo.

Cada vez que en padre judío lo bendecía que Dios haga contigo como hizo con Efraín y Manases estaba declarando gracia preferencial sin saber el significado completo.

¿Cómo vamos a bendecir a los varones? Que Dios haga contigo como hizo con Efraín y Manasés

Las jovencitas judías recibían otra bendición que merece poner atención: cada sábado, la joven se paraba frente a su padre mientras él decía:

Ruth 4:11-12
11 «Somos testigos. Que el Señor permita que la mujer que llega a tu casa sea como Raquel y Lea, las cuales levantaron como pueblo a los israelitas. Que seas tú un hombre ilustre y distinguido en Efrata y en Belén. 12 Que el Señor te conceda tener con Rut muchos hijos, como se los concedió a Fares, el hijo de Tamar y Judá.»

Raquel y Lea dieron a luz los 12 hijos que fueron cabeza de cada una de las tribus de Israel.

La bendición fue hablada sobre Ruth y Booz. La bendición llego a su cumplimiento total porque Booz y Ruth llegaron a ser los abuelos del rey David, los cuales llegaron a ser famosos en Belén.

Como bendecir a tus hijos.

1 Cronicas 16:43
43 Después de esto, todo el pueblo se fue a su casa, y también David se fue a bendecir su propia casa.

Los hijos que reciben la bendición de sus padres regularmente notan la diferencia en sus vidas y pronto ellos empiezan a pedirla si se nos olvida. También los judíos tienen una costumbre muy bonita la cual enseñan a sus hijos reverencia y respeto por la Palabra de Dios. Los padres judíos untaban su dedo en la miel, mientras los niños saboreaban lo dulce, los padres le decían que la Palaba de Dios (Tora) es tan dulce como la miel.

Las bendiciones son irrevocables.

Romanos 11:29
29 Porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables.

Isaac lo confirmo que la bendición una vez dada tenía valor permanente en la vida del hijo cuando la recibía. Cuando Esaú regreso de la cacería entro a la tienda de su padre y se enteró que su hermano le había robado la bendición Isaac dijo abruptamente Le di mi bendición, y bendecido quedará.

A Isaac le sobrevino un gran estremecimiento, y dijo:

Génesis 27:33 NVI
33 «¿Y quién es el que vino aquí, y trajo lo que cazó, y me dio a comer de todo ello antes de que tú vinieras? Yo le di mi bendición, y ha quedado bendito.» Le di mi bendición, y bendecido quedará.

Rompiendo la maldición.

Pedrito el cual había repetido el año escolar, aprendió el poder que tiene la bendición sobre la maldición. Sus padres empezaron hablan la bendición sobre su vida (los padres tiene que estar ungidos también) para romper el poder del fracaso. Pero algo más sucedió en la vida de Pedrito. El aprendió a romper el poder de la maldición sobre su propia vida. Sus padres le enseñaron como Pedrito se había comportado tan mal en las clases que sus maestras le había puesto el estigma de “problemático” (trouble making) le enseñaron las palabras de Jesús que dijo: “bendice a los que te maldicen” la mama lo entreno como si ella fuera la maestra, hasta que se lo memorizo. Al otro día lo mando preparado a confrontar las maestras que lo estaba maldiciendo.

Entrando en cada aula, se acercaba a cada maestra y le decía: “lo siento mucho por la forma en que me he comportado en su clase y le pido que por favor me perdone. De verdad quiero cambiar y ser un buen estudiante. Usted en una buena maestra. Si usted me ayuda, yo se que puedo aprender en su clase”. Pero la mama le había advertido que había una maestra que se la traía en contra de él, ya la cosa era personal y que no iba a recibí su disculpa, pero la mama lo preparo especialmente para ella. Cuando Pedrito le pidió perdón a esta maestra mal encarada, ella le respondió: “a quien crees que vas a engañar tu eres un problemático y me has causado más problemas que todos los estudiantes juntos. Nunca llegaras a ser nadie en la vida. Eres un fracasado ahora y siempre lo serás”. Cuando termino Pedrito le respondió: “comprendo cómo se siente y lo siento por lo que he hecho; pero usted es una excelente maestra y con su ayuda, le aseguro que las cosas serán diferente. La actitud de la maestra cambio inmediatamente y la cosa las cosas mejoraron para Pedrito porque rompió la maldición con la palabra de bendición.

Venciendo el mal con el bien.

El apóstol Pablo dice que no nos dejemos vencer por el mal sino que venzamos el mal con el bien. El bien es la luz y el mal la oscuridad. La oscuridad no es otra cosa que la ausencia de luz; de tal manera podemos concluir que el mal solo es la ausencia del bien. Nadie apago la oscuridad. Cuando entramos a un cuarto oscuro solo prendemos la luz. La bendición hablada es la manera en que prendemos luz. Recuerden que somos la luz del mundo. ¿Cómo? Hablando bendición. Si alguien te hace una injusticia y permitimos que la amargura, la crítica, el negativismo salga de nuestra boca, estamos tratando de vencer las tinieblas con las tinieblas. Cuando observamos un comportamiento inaceptable en nuestros hijos, podemos corregirlos sin condenarlos con nuestras palabras.

Un padre puede poner a Carlitos en las piernas y dale un par de cinchazos mientras habla bendición a la misma vez. “Tú eres un buen muchacho y lo que has hecho no es aceptable para un príncipe de Jehová, te amo y quiero lo mejor para tu vida” Todo esto mientras lo corriges. Hay una diferencia entre disciplina y castigo. Castigo es administrar dolor por algo que hizo malo. La disciplina es lo que impartimos para desarrollar el carácter del niño. El padre que bendice mientras corrige estará administrando disciplina. El padre que castiga al niño por su mal comportamiento hablando malas palabras deja al niño bajo la maldición de sus palabras. “Si no cambias vas a terminar como tu tío que le dieron 10 años en la cárcel”.

La bendición una señal de madurez. Jesús instruyo a sus discípulos diciendo:

Mateo 5:44-45
44 Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen, hagan bien a los que los odian, y oren por quienes los persiguen, 45para que sean ustedes hijos de su Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.

Este versículo fuera muy difícil de entender y más de llevar a cabo si no comprendiéramos la traducción de la palabra “hijos” huios= hijo maduro.

Planificando un servicio especial. Puede ser en un discipulado.

Isaac mando a su hijo a cazar porque iba a ser un festín. Es algo especial.

Hay 7 fuentes donde puedes obtener las bendiciones:

  1. Los deseos de tu corazón. Como lo hizo Isaac. Jesús también los bendijo así cuando los llamo la “Sal de la tierra, la luz del mundo” cuando le dijo a Pedro: “Cuando te conviertas” regresa y afirma a tus hermanos.
  2. En tu propia percepción de la vida de tu hijo. Tu hijo posee talentos naturales y dones dados por Dios. Bendice esos dones para que los madure. Riega esos dones y talentos para que florezcan.
  3. Palabra profética el E.S. Te rebelara cosas mientras lo bendices. Una semana antes metete en oración y Pídele a Dios que esto suceda.
  4. Las Promesas de Dios

    Te exhorto a que escudriñes las escrituras y encuentres promesas que se aplique a la vida de tus hijos. Incorpora estas escrituras en la bendición que le impartes constantemente.

    Salmos 1:1-3
    1 Dichoso el hombre
    que no sigue el consejo de los malvados,
    ni se detiene en la senda de los pecadores
    ni cultiva la amistad de los blasfemos,
    2 sino que en la ley del Señor se deleita,
    y día y noche medita en ella.
    3 Es como el árbol
    plantado a la orilla de un río
    que, cuando llega su tiempo, da fruto
    y sus hojas jamás se marchitan.
    ¡Todo cuanto hace prospera!

  5. Lo que otras personas dicen respecto a tus hijos. Úsalas como confirmación de dones
  6. Los deseos del corazón de tu hijo. Jesús vio los deseos tan importantes para obtener lo que pedimos. Por tanto, les digo: Todo lo que pidan en oración, crean que lo recibirán, y se les concederá. Marcos 11:24
  7. El significado del nombre de tus hijos. Consigan libros o vayan al internet u busque el significado del nombre.
Go to top